Tarta pavlova de merengue y chocolate, toda una tentación a la hora del postre

0
63

Comenzaremos precalentando el horno a 90 grados centígrados. Seguidamente preparamos el merengue italiano. En un cazo echamos el azúcar y el agua y comenzamos a calentar a fuego medio hasta que el almíbar alcance los a 122 grados centígrados.

Mientras tanto en el bol o en el vaso de una batidora añadimos las claras y comenzamos a espumarlas con las varillas, si lo hacemos con robot batiremos a velocidad media mientras que se va haciendo el almíbar.

Cuando el almíbar alcance la temperatura lo añadimos a las claras en forma de hilo por el lateral del bol con cuidado de no salpicarnos. Subimos la velocidad del robot batidor o aumentamos la fuerza del batido con las varillas y montamos el merengue hasta que esté liso y brillante y haya enfriado totalmente.

Lo pasamos a una manga pastelera con una boquilla rizada y realizamos encima de un papel de horno una espiral de merengue de unos 25 centímetros de diámetro. Después hacemos un borde ondulado de merengue para hacer de lateral de nuestra base de la tarta. Este borde de merengue tendrá que tener una altura de unos dos centímetros para que no se escape después del relleno de chocolate.

Secar a 90 grados en el horno durante cuatro horas, tiene que estar seco al tacto pero de color pálido.

Una vez cocinada la base de nuestra tarta preparamos el relleno de chocolate. Para eso vamos precalentando el horno a 160 grados centígrados. Después batimos en un bol con unas varillas los huevos y las tres yemas hasta que estén blanquecinos y con volumen.

paso a paso tarta merengue y chocolate

paso a paso tarta merengue y chocolate

Por otra parte, en un bol derretimos al microondas el chocolate junto con la mantequilla y lo agregamos a la mezcla de huevo y azúcar. Mezclamos bien. Añadimos la harina tamizada y removemos suavemente hasta que no veamos grumos.

Lo echamos cuidadosamente en nuestra base de merengue y horneamos durante 15 minutos sin pasarnos del tiempo pues el centro del pastel debe de quedar blandito cuando cortemos la tarta.