Un nuevo estudio halla el papel del ejercicio físico para «asesinar» al cáncer

0
44

¿Messi
o
Ronaldo?
¿Federer
o
Nadal?
Las
comparativas
son
odiosas,
o
eso
dicen.
¿Por
qué
elegir
entre
dos
personas
o
elementos
muy
buenos
si
podemos
quedarnos
con
lo
mejor
de
los
dos?
Eso
ocurre
en
la
rama
sanitaria
cuando
demonizamos
los
medicamentos
o
no
le
damos
al
ejercicio
físico
el
lugar
que
merece.

¿Y
si
en
lugar
de
quedarnos
con
los
medicamentos
o
con
el
ejercicio
físico,
nos
quedamos
con
los
dos?

Un
nuevo
estudio
evalúa
qué
le
ocurre
a
la
efectividad
de
un
medicamento
contra
el
cáncer
cuando
se
suma
el
ejercicio
físico
a
la
ecuación.

El
ejercicio
físico
como
herramienta
eficaz
para
potenciar
la
terapia
contra
el
cáncer

Pexels Thirdman 7659454

Pexels Thirdman 7659454

Un
grupo
de
investigadores
ha
publicado
recientemente
su

estudio
en
la
revista

Brain,
Behavior,
and
Inmmunity


cómo
afecta
el
ejercicio
físico
a
la
efectividad
de
un
fármaco
para
el
tratamiento
del
cáncer
de
sangre
.
La
leucemia,
al
igual
que
otros
cánceres,
se
trata
con
terapia
farmacológica
para
administrar
anticuerpos
con
los
que
hacer
frente
a
la
enfermedad
con
más
garantías.

Los
investigadores
de
universidades
de
Birmingham
y
Bath
descubrieron
en
su
estudio
que
una
simple
serie
de
ejercicio
físico
de
moderado
a
vigoroso

aumentaba
el
número
de
células
inmunitarias
anticancerígenos
.
A
estas
células
se
les
conoce
como

células
asesinas
naturales

o «natural
killers».

Este
hallazgo
pone
aún
más
en
relieve
la
importante
de

sumar
ejercicio
físico
a
los
tratamientos
frente
al
cáncer
.
Con
este
tipo
de
investigaciones
se
puede
ir
acotando
cada
vez
más
cómo
sumar
efectividad
a
los
tratamientos
farmacológicos,
lo
que
determina
en
última
instancia
el
éxito
frente
a
la
enfermedad.

De
momento,
los

investigadores
han
demostrado
que
el
ejercicio
físico
funciona
en
ese
objetivo
,
haciendo
que
la
terapia
con
anticuerpos
en
la
leucemia
linfocítica
crónica
(un
cáncer
de
glóbulos
blancos
muy
común
en
zonas
como
Reino
Unido)
sea
más
eficaz
junto
con
el
ejercicio
que
por

sola.

Gracias
al
ejercicio
físico,
las

células
asesinas
naturales
reconocen
y
atacan
mejor
a
las
células
cancerosas
,
por
lo
que
hay
más
probabilidades
de
eliminarlas.
El
ejercicio
llevado
a
cabo
fue
de
una
serie
de
30
minutos
de
ciclismo
a
una
intensidad
de
moderada
a
vigorosa.

Después
del
ejercicio
físico,
la
cantidad
de
células
asesinas
naturales
aumentó
en
un
254%,
además
de
ver
un
aumento
del
67%
de
exposición
de
células
cancerosas.
La
combinación
de
ambos
escenarios
hacía
que
en
primer
lugar
las

células
cancerosas «escondidas»
se «dejen
ver»
y
en
segundo
lugar
que
puedan
ser
neutralizadas

con
más
efectividad.

Este
nuevo
estudio
se
suma
a
la

evidencia
ya
existente

que
ha
ido
demostrando
investigación
tras
investigación
que
el

ejercicio
físico
es
el
tratamiento
eficaz
para
potenciar
las
terapias
farmacológicas

utilizadas
frente
al
cáncer.

Referencias

Harrison
D.
Collier-Bain,
Annabelle
Emery,
Adam
J.
Causer,
Frankie
F.
Brown,
Rebecca
Oliver,
David
Dutton,
Josephine
Crowe,
Daniel
Augustine,
John
Graby,
Shoji
Leach,
Rachel
Eddy,
Daniela
Rothschild-Rodriguez,
Juliet
C.
Gray,
Mark
S.
Cragg,
Kirstie
L.
Cleary,
Sally
Moore,
James
Murray,
James
E.
Turner,
John
P.
Campbell.

A
single
bout
of
vigorous
intensity
exercise
enhances
the
efficacy
of
rituximab
against
human
chronic
lymphocytic
leukaemia
B-cells
ex
vivo
.

Brain,
Behavior,
and
Immunity
,
2024;
118:
468
DOI:

10.1016/j.bbi.2024.03.023

En
Vitónica
|

Células
cancerosas
transformadas
en
músculo
sano:
el
hito
médico
histórico
del
día
que
da
un
paso
de
gigante
en
el
tratamiento
del
cáncer

Imágenes
|

Michelle
Leman

(Pexels),

Thirdman

(Pexels)