La vuelta de Indios: el fin de la nostalgia

0
10

La
banda
rosarina
reapareció
después
de
años
con
dos
fechas
sold
out
en
Niceto
Club.


“¿Nos
disculpan
por
el
ghosteo?”,
preguntó
Joaquín
Vitola
ante
una
multitud
enamorada
que
respondía
con
complicidad.
Indios
se
había
ido
sin
decir
“adiós”.
Sus
últimas
señales
habían
sido
en
el
2020
con
dos
canciones
sobre
el
encierro
y
el
desencuentro
que
marcaba
la
época
pandémica.
La
vieja
normalidad
se
hizo
esperar
menos
que
el
regreso
de
la
banda
rosarina,
que
finalmente
tuvo
lugar
en
dos
fechas
con
localidades
agotadas
en
Niceto
Club.


Con
el
telón
cerrado, empezaron
a
sonar
uno
tras
otro
algunos
hits
de
la
banda,
como
si
alguien
estuviera
cambiando
de
dial
y
pasando
por
distintas
estaciones
de
radio. Cuando
empezó
a
sonar
“Jullie”
se
abrió
el
telón
y
estaban
tocando
los Indios,
que
continuaron
subiendo
la
apuesta
de
energía
con
“Casi
desangelados”
y
“Minuto
0”.


Ya
con
el
público
enganchado
con
temazos
de
su
primer
disco
(2013),
la
banda
levantó
el
pie
del
acelerador
y
dio
lugar
a
la
sensualidad
con
canciones
como
“Ritmo
y
percepción”
y
“Vení”,
para
volver
a
la
senda
del
indie
pop
con
“Desperté”.
Después
cayeron
juntos
los
clásicos
de Besos
en
la
espalda
 (2019):
“Perdiendo
la
cabeza”,
“Tardes
de
melancolía”,
“El
sol
ya
estaba
ahí”
y
“Borracho
en
París”.



“Si
ya
me
acostumbré
/
a
vivir
sin
tu
amor
/
a
no
pensar
en
vos”


Empezaron
a
sonar
los
primeros
acordes
de “Ya
pasó” y
debajo
de
las
tablas
las
caras
brillaban
diferente.
Cada
uno
de
los
presentes
hizo
propio
este
himno
de
Indios
y
se
abrazó
a
la
cadencia
de
unos
versos
que
no
se
pueden
parar
de
cantar.
Eso
le
pasó
a
todo
el
público,
que
lo
siguió
coreando
después
del
final
y
obligó
a
la
banda
a
hacer
unas
estrofas
más.


También
estrenaron
en
vivo
su
nuevo
single, “Cristal”,
y
se
despidieron
del
escenario.
Después
de
que
el
público
lo
pidiera
varias
veces,
volvieron
a
dúo Joaquín
Vitola
y
Nicolás
De
Sanctis
solamente
con
una
guitarra
acústica
para
interpretar “Fobia”, el
tema
más
sensible
de
la
banda.
En
el
estribillo
subió
al
escenario
Facundo
Castaño
Montoya
(vocalista
de
El
Zar)
para
cantar
y
bailar
junto
a
Joaco
con
una
sensualidad
que
hizo
subir
la
temperatura
del
recinto.


El
show
estuvo
realzado
por
el
lado
performático
del
cantante.
En
la
canción
“Chicos”
sorprendió
a
todos
cantando
desde
el
balcón
de
Niceto
uno
de
los
primeros
temas
del
conjunto
rosarino,
que
se
fue
volviendo
más
emotivo
con
cada
estribillo. El
final
llegó
con
“Tu
geografía”,
un
clásico
infaltable,
y
“Asfalto”,
donde
la
banda
mostró
su
lado
más
rockero
y
misterioso
con
un
outro
(es
la conclusión
de
una
pieza
de
música)
enérgico
y
distorsionado
para
terminar
con
toda
la
potencia
una
vuelta
soñada.


Indios
es
una
precursora
de
la
nueva
ola
de
indie
pop
en
Argentina,
y
es
una
de
las
referencias
obligadas
del
género.
Sus
canciones
sencillas,
dulces
y
frescas
marcaron
en
buena
medida
el
sonido
de
la
década
pasada
y
sus
ecos
resonaron
en
otras
bandas
de
esta
era.
Este
fin
de
semana
en
Niceto,
la
vuelta
de
Indios
provocó
lo
extraordinario: La
nostalgia
alcanzó
su
objetivo
pero
también
su
fin.
Ahora
toda
esa
emoción
es
del
presente.