El jugador que pasó un cuarto de su carrera lesionado

0
377

El resumen estadístico de su carrera, hasta el momento, arroja 337 partidos y 128 goles. Nada mal… Y si entre los clubes en los cuales ha jugado se encuentran el Manchester United, el Villarreal (donde es el goleador histórico) y la Fiorentina, entre otros, además de la selección italiana, sin dudas se está hablando de una carrera destacada en el fútbol. Sin embargo, ese camino que ha transitado el delantero Giuseppe Rossi ha tenido más contratiempos que períodos estables. De hecho, ha pasado un cuarto de su carrera de 14 años lesionado y luego de casi una década sin poder tener continuidad, con cinco lesiones graves en los ligamentos de sus rodillas, no piensa en el retiro a pesar de encontrarse sin contrato, luego de que se termine su vínculo con el Genoa.

Mirá también: Esta vez el Toro no pudo

Rossi en el Parma.

Rossi en el Parma.

Mirá también: El encuentro entre Dybala y Oriana

En una entrevista con la BBC, el delantero italiano repasó su calvario: “Cuando me pongo a pensar en eso, me enojo y la cabeza empieza a darme vueltas. Cada lesión tiene su propia historia, me ha quitado algo, ya sea un Mundial, una Eurocopa o alguna transferencia importante. Pero el sueño sigue y aquí estoy haciendo lo que siempre quise, tratando de recuperar lo que he perdido. Amo demasiado este juego como para dejarlo”.

Mirá también: Somos todos franceses

Rossi en sus comienzos, en el United.

Rossi en sus comienzos, en el United.

Mirá también: Guerrero, habilitado

Nacido el 1° de febrero de 1987 en Teaneck, Nueva Jersey, Estados Unidos, sus padres son italianos y sus primeros pasos en el fútbol los ha hecho en la Clifton High School, donde estudiaba y además donde trabajaba su madre como profesora de idiomas. A los 12 se sumó a las inferiores del Parma, volviendo a Italia junto a su padre, y en 2004, cuando tenía 17, lo contrató el Manchester United. Allí estuvo hasta mediados del 2007, intercalados con préstamos en Newcastle United (13 partidos, un gol) y en el Parma (20 juegos, nueve tantos). En el United alcanzó a disputar 14 encuentros y a festejar cuatro veces. Pero en busca de continuidad, para la temporada 2007/08 pasó al Villarreal, donde ha vivido sus mejores años.

Mirá también: Boyé a Grecia

Rossi festejando con el Villarreal, en sus buenas épocas.

Rossi festejando con el Villarreal, en sus buenas épocas.

Mirá también: «Lautaro es muy importante para nosotros»

En sus primeras cuatro temporadas en el Submarino Amarillo, jugó en 178 partidos y marcó 77 veces (luego pudo meter cinco más). Sin embargo, en octubre de 2011 llegó su primera lesión grave, cuando se rompió los ligamentos de su rodilla derecha, y en abril del 2012 sufrió una recaída de ese problema. En enero del 2013 fue transferido a la Fiorentina, donde la suerte no lo acompañó a excepción de una breve etapa donde volvió a destacarse. Recién en mayo volvió a jugar y arrancó la temporada 2013/14 con un destacadísimo nivel, metiendo 17 goles en 24 partidos. Pero los problemas iban a seguir interrumpiendo su carrera…

Mirá también: Así vestirán Cristiano y Dybala

Rossi festejando en la Fiore.

Rossi festejando en la Fiore.

Mirá también: La estratosférica propina de CR7

Otro daño en los ligamentos de su rodilla derecha en enero del 2014 volvió a frenarlo y en agosto de ese año se lesionó nuevamente en la misma rodilla. Estuvo un año sin jugar, ya que una vez recuperado de su rodilla, tuvo complicaciones musculares. En su retorno jugó cedido en el Levante durante el primer semestre del 2016 y en agosto llegó al Celta. Pero en abril del 2017 volvió a romperse los ligamentos, esta vez en su rodilla izquierda. En julio quedó libre de la Fiorentina, que hasta ese momento mantenía su pase, y rechazó una oferta del Celta para seguir por seis meses más. Estuvo sin club hasta diciembre, cuando llegó al Genoa. Allí jugó diez veces y marcó un gol. Al final de la temporada pasada quedó libre.

Mirá también: El arquero más caro de la historia

Rossi cuando fue presentado en el Genoa.

Rossi cuando fue presentado en el Genoa.

Mirá también: El Bichito que ya la mete en Alemania

Siempre que me ha pasado (lo de las lesiones) fue cuando estaba en un buen nivel y parecía que iba a tener una gran temporada. Siempre me detuvo de hacer cosas aún mejores. Fue duro y he estado solo. Pero para mí, pensar en lo que pudo haber sido es una pérdida de tiempo. De esa manera te perdés en muchos pensamientos negativos que te dañan psicológicamente. He tenido que mantener mi espíritu arriba y decirme a mí mismo que todo ese trabajo tenía una razón», reveló Rossi, que no se rinde a pesar de tantas pálidas y sueña con volver a jugar con regularidad.

Mirá también: «Me molesta que me pidan que sea como Sergio Ramos»