En qué fijarnos al leer las etiquetas nutricionales de los gazpachos y salmorejos de supermercado para elegir el más saludable

0
28

Un gazpacho o un salmorejo casero es sin duda la mejor elección, pero para esos momentos donde realizamos alguna escapada, o tenemos algo más de tiempo, podemos elegir un gazpacho o salmorejo de supermercado. La duda llega cuando tenemos que escoger uno de tantos. ¿Cómo leemos sus etiquetas para elegir el más saludable?

En la mayoría de las ocasiones aparece una larga lista de ingredientes ante los que nos sentimos abrumados. Para ello han intentado incorporar un etiquetado más sencillo como el Nutriscore, pero lejos de hacernos la vida más fácil, han empeorado mucho más la situación del consumidor y han favorecido a la industria alimentaria.

El orden de los ingredientes importa

En matemáticas se dice eso de “el orden de los factores no altera el producto”. Todo lo contrario ocurre en las etiquetas donde aparecen los ingredientes de primero a último según lo presentes que están en el alimento.

Hortalizas frescas: tomate, pimiento y ajo

Istock 1190431031

Istock 1190431031

En un salmorejo típico de supermercado (muy similar en el gazpacho) encontraremos el tomate y el agua en los primeros puestos, seguidos de aceite, pan, pimiento, sal, vinagre y ajo. Puede que alguno más, o alguno menos, pero a grandes rasgos esos son los ingredientes que dan lugar a un salmorejo de supermercado.

Deberemos analizar cada uno de ellos para saber si es más o menos saludable. Respecto al tomate y agua poco hay que podamos diferenciar. Lo que sí deberemos de tener en cuenta es diferenciar aquellos que presentar en primer lugar el ingrediente “hortalizas frescas” dentro de las cuáles se incluyen el tomate, el pimiento y el ajo.

A mayor porcentaje de hortalizas, menos espacio para otras cosas. Es por ello que si lo demás es muy similar, preferiblemente escogeremos aquel que tenga un porcentaje mayor de dichas hortalizas frescas. Como ejemplo el salmorejo de Eroski contiene un 81% de hortalizas frescas y un salmorejo marca Alvalle contiene un 75%.

Aceite de oliva virgen extra (AOVE) y no otros

Istock 1317951960

Istock 1317951960

El aceite suele venir con su porcentaje correspondiente y aquí sin dudarlo deberemos escoger aquel que contenga aceite de oliva virgen extra (AOVE). Al igual que con las hortalizas frescas, este tipo de aceite es una fuente saludable por lo que un porcentaje de 6% será mejor frente a otra de un porcentaje menor.

Los distintos tipos de aceites: sus nutrientes y propiedades

Siempre podremos agregar un poco más de AOVE si lo tomamos en casa, ya que normalmente los salmorejos y gazpachos envasados tienen menor cantidad de este ingrediente que una preparación casera.

Pan integral, a poder ser

El pan o pan rallado es otro ingrediente principal en el salmorejo, no en el gazpacho. Sabiendo que el trigo refinado no es un producto que beneficie la salud, elegiremos preferiblemente aquel salmorejo que especifique que se trata de pan integral. Claramente el sabor varía respecto a un pan blanco.

Denominación de origen

Si los productos utilizados tienen denominación de origen (DOP) o indicaciones geográficas protegidas (IGP) serán más interesantes. El vinagre de Jerez es un ejemplo de ello, incluido en la lista de ingredientes de la empresa Santa Teresa. Al igual que ésta, existen otras marcas y productos, simplemente debemos observar dicha lista de ingredientes.

Alejarnos de ingredientes extra

Algunas marcas innovan e introducen algunos ingredientes extra que pueden ir desde mayonesa hasta nata, entre otros muchos. Cuanto más corta sea la lista de ingredientes, mejor.

Información nutricional

Istock 154228292

Istock 154228292

Esta tabla que se encuentra normalmente debajo o arriba de la lista de ingredientes nos aporta información. Es muy orientativa ya que especifica a grandes rasgos los macronutrientes (proteína, hidratos de carbono y grasas), pero hay algunas cosas que se nos escapan. Por ejemplo el azúcar añadido se puede presentar en conjunto con el azúcar natural presente en el alimento.

Grasas y grasas saturadas

En el apartado de grasas se diferencia entre grasas totales y grasas saturadas. A priori el porcentaje de grasas saturadas en estos alimentos debe ser bajo, escogiendo aquel que menor porcentaje de estas contenga, ya que no es un alimento como los lácteos u otros que sí contienen una elevada carga de grasas saturadas.

Las grasas son necesarias para tu organismo: cuáles escoger para acertar y dónde encontrarlas

En el salmorejo y el gazpacho las grasas provendrán principalmente del aceite, y como deberemos elegir un aceite de oliva virgen extra (AOVE) obtendremos un dato elevado de grasas totales, pero bajo en grasas saturadas.

Hidratos de carbono: azúcares naturales y azúcares añadidos

En la cuadrícula de hidratos de carbono podremos encontrar la información nutricional de los mismos y justo debajo veremos “de los cuales, azúcares” sin diferenciar entre azúcares naturales del alimento y azúcares añadidos. Para saber esto deberemos ir a la lista de ingredientes y buscar dicho ingrediente.

Proteínas: cuantas más, mejor

El gazpacho y el salmorejo no son alimentos ricos en proteínas. El salmorejo del Mercadona, por ejemplo, tiene solamente 0,7g de proteína por cada 100ml de salmorejo.

Tanto si lo llevamos para tomar en la playa o en alguna escapada, como para tomarlo en casa podemos agregarle huevos o jamón de calidad para elevar ese contenido en proteína que necesitamos en cada comida.

Sal natural y añadida

En la información nutricional también encontramos la cantidad de sal presente en el alimento. Al igual que con el azúcar, no se diferencia la sal añadida a la cantidad de sodio presente en los ingredientes que componen el salmorejo o el gazpacho.

Si estamos en duda entre dos tipos productos, elegiremos el más alto en proteína y más bajo en sal.

Gustos personales, publicidad y conclusión

Istock 955351606

Istock 955351606

La cara importante del producto no es la imagen de la portada o esos mensajes que se escriben en ella, ya que se utilizan para captar la atención, no para aportar información trascendente. Para eso debemos ir directamente a la lista de ingredientes y el valor nutricional, sin hacer caso a nada que no esté en ese apartado.

Nutriscore (o el semáforo nutricional): cómo se va a aplicar en los alimentos en España y cuáles son los errores que se le achacan

También influirán nuestros gustos personales ya que puede que una marca en concreto nos guste más por su sabor que otra. En cualquier caso debe saber a verduras y a natural, sin que deje un regusto final demasiado artificial.

Por encima de todo, y realizando un breve resumen de todo el artículo, deberemos elegir aquel producto con la mayor cantidad de hortalizas posible, con un aceite de oliva virgen extra, y no otro, pan integral (al menos una parte si no nos gusta) y con denominación de origen en ingredientes como el vinagre. Sin nada más.

Respecto a la tabla de información nutricional buscaremos que las grasas saturadas, los azúcares y la sal sean lo más bajos posibles, y por el contrario las proteínas lo más altas que podamos encontrar, siendo conscientes que se aún así no serán muy elevadas.

En Vitónica | Así se lee una etiqueta nutricional: esto es en lo que te tienes que fijar para hacer una compra saludable

Imágenes | iStock