Cae el salario medio, y mucho más de lo que indican las estadísticas

0
10

Según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo el salario medio ha bajado en 2020 respecto al año precedente un 3,1%, la mayor caída de los últimos treinta años. Pero lo peor no es que cae el salario medio, sino que lo hace mucho más de lo que indican las estadísticas.

Porque hay que tener en cuenta el efecto de la precariedad. Una vez que entramos en crisis económica, son los puestos de trabajo más precarios, los primeros en desaparecer. Y a su vez son los salarios más bajos, que ya no computan en las estadísticas o lo hacen en menor porcentaje. Esto indica que el descenso de los salarios comparativamente será bastante mayor de este 3,1%.

El SMI podría subir hasta los 1.400 euros en España si la propuesta de la UE sale adelante

Visto así es un impacto negativo, pero también tiene sus vertientes positivas. Para muchas empresas va a suponer un menor gasto salarial. No solo en 2021, sin en lo años posteriores, ya que los empleados que contraten ahora o en los próximos años tendrán seguramente un sueldo algo más bajo que el que les hubieran ofrecido sin la crisis económica.

Luego está la cuestión del SMI y el objetivo europeo de llevar el salario mínimo al 60% del salario medio de cada país. Si baja el salario medio, el SMI que ahora mismo se está pagando está más cerca de ese objetivo del 60%. Dicho de otra forma, las subidas en los próximos años del SMI serían más moderadas para alcanzar dicho objetivo.

La parte negativa es que implica menos dinero en el bolsillo de muchos consumidores. Esto deriva en menos gasto, menos consumo y una reactivación de la economía más lenta. Por lo tanto una salida de la crisis que se prolongará en el tiempo durante los próximos años.

A todo esto le vamos a tener que sumar muy posiblemente a corto plazo, ya veremos si también a medio según la incidencia de los proyectos puestos en marcha con fondos europeos, un aumento del paro una vez que acaben los ERTES y las empresas vayan terminando con las limitaciones al despido. Y si no será la no contratación para mantener bajos costes salariales y afrontar las deudas contraídas durante estos dos años. Y esto también afecta a la reactivación económica.

Todo indica que llegan años difíciles para las empresas y para muchos trabajadores. Especialmente aquellos que tengan peor formación y menos oportunidades de conseguir un puesto de trabajo estable.