La carencia de vitamina D en el embarazo provoca un peor desarrollo neurológico del bebé

0
27

La vitamina D es un nutriente esencial para nuestra salud, y más aún durante el embarazo. Entre otras cosas, es importante para el desarrollo de los huesos del bebé y su déficit durante la gestación está relacionada con el bajo peso al nacer.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda que las embarazadas tomen suplementos de vitamina D, ya que “no se dispone de datos suficientes para evaluar de manera directa los beneficios y perjuicios de utilizar únicamente suplementos de vitamina D”, sí hay que cuidar que no falte. Si algunos estudios ya hablaban de que ayuda a prevenir la diabetes gestacional o que su escasez puede provocar problemas de lenguaje en los niños, una nueva investigación española señala que la carencia de Vitamina D en el embarazo provoca un peor desarrollo neurológico del bebé.

Seguimiento de 800 embarazadas sanas

La OMS recomienda una dieta equilibrada que incluya alimentos ricos en Vitamina D, ya que este nutriente “desempeña un papel importante en el metabolismo óseo a través de la regulación de la homeostasis del calcio y el fosfato”.

Se produce en el organismo cuando nos exponemos a la luz solar, pero también está presente en algunos alimentos como el pescado azul o los huevos. “Se asocia a un mayor riesgo de preeclampsia, diabetes mellitus gestacional, parto prematuro y otras afecciones específicas de determinados tejidos”, y desempeña un papel muy importante en la salud del corazón y combatiendo infecciones.

Vitamina D: qué alimentos sumar a la dieta para beneficiarte de este importante nutriente

Ahora, un estudio de la Universitat Rovira i Virgili de Cataluña y del Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol concluye que más de la mitad de las embarazadas de la cuenca mediterránea tienen niveles bajos de este nutriente, que afecta sobre todo a mujeres con piel oscura, vida sedentaria, bajo nivel socioeconómico u obesidad.

Los resultados obtenidos indican que más de la mitad de las participantes (un 50,2%) presentaba deficiencia de vitamina D y un 30,3% de insuficiencia.

Los investigadores añaden que la falta de esta vitamina en el organismo es un problema de salud de alcance mundial, y que preocupa especialmente en mujeres embarazadas, ya que tiene unas consecuencias que afectan directamente el desarrollo neurológico de los bebés.

Un estudio longitudinal elaborado por el grupo de investigación en Nutrición y Salud Mental (NUTRISAM) ha hecho un seguimiento de cerca de 800 mujeres sanas durante la gestación para determinar qué nivel de vitamina D tenían, qué factores predisponen a sufrir deficiencia y como esto afecta al nacimiento y desarrollo de los niños y niñas.

Los resultados obtenidos y publicados en las revistas Scientific Reports y Nutrients, forman parte del estudio ECLIPSES y, según los investigadores, son extrapolables a toda la cuenca mediterránea.

Enfoque multifactorial

Vitamina

Vitamina

Una de las principales novedades de este trabajo respecto a los anteriores es su enfoque multifactorial, ya que no sólo se mide el estado nutricional de la madre sino otros aspectos como sus marcadores genéticos, estado emocional y contaminantes ambientales durante la gestación.

En el estudio se evaluaron diferentes variables sociodemográficas, obstétricas, antropométricas, de estilo de vida y nutricionales de la madre y muestras de sangre durante el embarazo y el estado del bebé después de nacer. También se estudiaron los niveles de contaminación ambiental que había alrededor del domicilio de las pacientes.

Cómo prepararte para tener un embarazo saludable

Además, evaluaron los 40 primeros días de vida del bebé: reacciones ante estímulos auditivos y lumínicos, el tiempo y el tipo de reacción, etc. Victoria Arija, una de las autoras del estudio señala que “las pruebas que miden los niveles de desarrollo dieron como resultado que las madres con déficit de vitamina D tienen hijos con un peor nivel cognitivo, área motora y capacidad de lenguaje”.

“Los niveles de esta vitamina varían mucho en función de si se pasa el embarazo durante el invierno o verano”.

Estas conclusiones llevan a los investigadores a hacer recomendaciones preventivas:

  • “Dar un suplemento a las mujeres embarazadas con más factores de riesgo, ahora que ya están identificados”.*

  • Tomar medidas para prevenir el déficit de vitamina D.

“Habría que incluir evaluaciones de vitamina D en la atención prenatal y aumentar el consumo de pescado, lácteos y fruta durante el embarazo la embarazo”.

Vía | Universitat Rovira i Virgili

En Bebés y Más | Vitamina D en el embarazo para mejorar el desarrollo óseo del bebé, Ácido fólico: vitamina esencial para un embarazo sano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here