Lautaro Florito: “Mi familia está muy feliz, y yo ni te cuento”

0
378

Con 17 años Lautaro Florito sueña en grande. El alero de El Tala se incorporó esta semana a Villa San Martín de Chaco y jugará la Liga Argentina. Florito es de Villa Mercedes (San Luis), llegó desde muy chico a San Francisco y nunca se imaginó este presente. Una nueva historia de dedicación y superación de un deportista joven que va en busca de sus sueños.

“La idea es sumar minutos, entrar en el rodaje del equipo, todo lo demás vendrá más adelante”

Mi entrenador ya me había dicho que tenía que estar con el bolso listo por si surgía alguna chance, yo sabía que iba a llegar una oportunidad porque también me habían hablado de otros equipos de la Liga Argentina y del Federal. Sabía que tenía que elegir la mejor elección y la que más me convenga por lo deportivo”, contó Lautaro.

Un gran salto de categoría

Florito jugó el Provincial con El Tala y estuvo en la selección de San Francisco. Ahora lo hará en la segunda división del básquet argentino y buscará sumar experiencia. “La Liga Argentina es muy física, tenés que estar fuerte, cuando defendés te quedan doliendo los brazos. Hay que estar duro, mucho gimnasio y trabajar técnicamente, no podes bajar la guardia”, indicó.

29101183_10155599520157695_6629277082163609600_n

“Mi familia está muy feliz, y yo ni te cuento”

“Mi vieja se largó a llorar porque me iba lejos, tenía ofertas de clubes más cerca. Mi viejo siempre me acompaña, me trajo la primera vez porque quería ver dónde iba. Ahora ya vine solo, mi viejo siempre me acompaña todos lados”, contó con orgullo el joven.

“Mi vieja lo vive de otra forma, se emocionó. Mi familia está muy feliz y yo ni hablar… ni te cuento”, confesó.

EN VILLA SAN MARTIN Florito ya disputó dos amistosos con el primer equipo de Villa San Martín.

Ramiro Ortiz, una gran influencia

“Cuando llegué a El Tala no quería ser jugador de básquet, me gustaba mucho y nada más. Jugaba de 4, medía 1,60, pesaba 85 kilos y no sabía picar la pelota. No tenía perspectivas, empecé a trabajar con Ramiro Ortiz, con él empecé a hacer fundamentos, yo también me exigí, porque también depende de uno”, comentó.

“Siempre está presente con todos, confía mucho en los jugadores que tiene y en El Tala somos juveniles, chicos del club y tratamos de hacer cosas importantes. Además de lo técnico, lo psicológico lo maneja muy bien, a mí me ayudó mucho, me enseño valores. Tuvimos muchas charlas”, señaló el alero.