Hamburguesa o frita cubana: la comida callejera por excelencia de La Habana

0
441

La frita es uno de los platos más populares de La Habana. Aunque es más parecido a nuestro filete ruso, se sirve en pan de hamburguesa, con kétchup, patatas fritas (que en Cuba se colocan dentro del bocadillo) y cebolla.

Según explican Madelaine Vázquez Gálvez e Imogene Tondre en el libro Cuba gastronomía (Phaidon), del que hemos extraído la receta, la frita fue una creación de Sebastián Carro, un española que vendía carbón hasta que, en la década de 1940, abrió un puesto de comida en la intersección de las calles Zapata y A, en el barrio de Vedado de La Habana.

Su bocado se hizo tremendamente popular y se extendió por todo el país, convirtiéndose en el plato callejero por excelencia de toda la isla.

A la hora de elaborar este plato hay que tener en cuenta que se trata de una falsa hamburguesa: su consistencia es mucho más suave (debido a la leche) y, por tanto, más difícil de manipular. Las fritas quedan pequeñas para los panes de hamburguesa habituales en España. Hay varias alternativas: meter dos piezas por pan, usar pan de minihamburguesas o comerlos como un filete ruso normal y corriente, sin pan. Esta opción la probé después de hacer las fotos y diría que es ganadora, pues la carne por si sola es sabrosísima (además te ahorras carbohidratos).