Flan de queso sin horno con un toque de limón, receta súper fácil (con vídeo incluido)

0
223

En una jarra medidora o el vaso de una batidora de brazo introducimos la nata líquida, la leche, el queso crema, 100 gramos de azúcar (el resto es para la salsa), el zumo de limón, la esencia de vainilla y la cuajada en polvo. Trituramos. Calentamos la mezcla en un cacito a fuego suave hasta que hierva y espese, removiendo sin parar para que no se agarre.

Repartimos entre las flaneras. El número dependerá del tamaño de las mismas. Esperamos a que atemperen antes de introducir en la nevera. Dejamos enfriar y cuajar durante un mínimo de dos o tres horas o, incluso mejor, toda la noche.

Mientras tanto preparamos una salsa de frambuesa con la que acompañar los flanes. Para ello cocemos las frambuesas con el azúcar restante (50 gramos), a fuego suave y durante cinco minutos. Aplastamos con un tenedor o trituramos con una batidora. Podemos colar la salsa para dejarla bien fina. Al gusto.

Desmoldamos los flanes, nos ayudamos de un cuchillo que pasamos por el borde o sumergiendo las flaneras en agua caliente durante unos segundos. Servimos con la salsa de frambuesas y otros frutos al gusto como moras y/o grosellas.

[embedded content]

Con qué acompañar el flan de queso sin horno con un toque de limón

Este flan de queso sin horno con un toque de limón es una delicia con que poner el broche de oro a una comida o cena especial. La salsa de frambuesa le va de maravilla y, al ser ligeramente ácida, equilibra el dulzor del flan. Además de con frutos del bosque podemos servir los flanes con otro tipo de fruta troceada como melocotón, albaricoque, fresa, ciruela roja, etc.