Francia descubrió la piscina de un hombre por satélite. Pero ¿podrías hacerlo tú usando Google Maps?

0
143

El
uso
de
imágenes
por
satélite
es
habitual
en
las
operaciones
del
ejército
o
en
los
gobiernos,
como
lo
que
le
ocurrió
a
un
ciudadano
francés:

descubrieron
su
piscina

analizando
las
fotos
por
satélite.
Y
nos
surgió
una
pregunta:
¿podríamos
hacer
lo
mismo
usando
apps
como

Google
Maps

o
Earth?

Lo
cierto
es
que
,
aunque
con
muchos
matices.

Actualmente
estamos
acostumbrados
a
saber
cómo
es
un
sitio
a
base
de
abrir
nuestro
Google
Maps
y
pulsar
en
la
capa
de
satélite
(también
en

Street
View
).
Las
imágenes
captadas
desde
el
espacio
permiten
visitar
casi
cualquier
parte
del
globo
con
una

facilidad
y
realismo

que
no
habríamos
imaginado
hace
treinta
años.
Encima
gratis,
que
también
hay
que
valorarlo,
porque
un
satélite

implica
una
inversión
de
cientos
de
millones
.
Tener
una
cámara
aérea
está
a
unas
pulsaciones
de
distancia.

Si
no
buscas
una
zona
clasificada,
tendrás
una
imagen
por
satélite

Mapa Satélite Barcelona

Empresas
como
Google
incluyen
en
sus
aplicaciones
de
cartografía
imágenes
obtenidas
por
satélite
y
unidas
entre

de
manera
precisa
para

cuadrar
tanto
los
planos
como
las
fotos
aéreas

(excepto
en
China
,
claro).
Esto
permite
viajar
a
cualquier
parte
sin
levantarnos
de
la
silla.
Y
«espiar»
cualquier
casa
como
si
fuéramos
un
James
Bond
de
baratillo.

Podríamos
pensar
que,
si
un
gobierno
tiene
acceso
a
imágenes
por
satélite
para
vigilar
a
sus
ciudadanos,
¿por
qué
no
podemos
hacer
nosotros
lo
mismo
si
hay
apps
que
ofrecen
esa
información?
A
grandes
rasgos
el
paralelismo
existe,
no
en
vano
en
ambos
casos
se
utilizan

imágenes
cenitales
obtenidas
por
un
satélite
que
orbita
la
Tierra
.
Aunque
hay
dos
diferencias
clave:


  • La
    definición
    de
    la
    imagen
    .
    Las
    aplicaciones
    civiles
    no
    ofrecen
    imágenes
    por
    satélite
    de
    excesiva
    resolución.
    Sí,
    seguramente
    podamos
    detectar
    la
    piscina
    que
    extiende
    un
    vecino
    si
    ésta
    es
    muy
    grande,
    pero
    no
    si
    la
    construcción
    es
    de
    reducidas
    dimensiones.

  • La
    actualidad
    de
    las
    imágenes
    .
    Un
    gobierno
    tiene
    acceso
    a
    imágenes
    en
    tiempo
    real
    (o
    casi,
    dependerá
    de
    cuándo
    pase
    el
    satélite
    por
    la
    zona
    de
    vigilancia),
    en
    una
    aplicación
    para
    móviles
    dichas
    imágenes
    pueden
    tardar
    años
    en
    actualizarse.

Sí,
podríamos
comprobar
si
nuestro
vecino
se
ha
hecho
una
piscina
y
la
ha
llenado
a
pesar
de
las
restricciones
de
agua.
Incluso
podríamos
saber
si
aparca
el
coche
delante
de
la
puerta
cuando
no
estamos.
Pero
tendría
que
darse
la
casualidad
de
que
la
imagen
mostrada
por
la
aplicación

coincidiera
con
la
fecha
en
la
que
se
produjeron
los
hechos
.

Empresas
como
Google
utilizan
una
combinación
de
proveedores
para
mapear
por
satélite
toda
la
Tierra,
resulta
casi
imposible
escapar
de
su
ojo
de
Gran
Hermano.
Y
decimos
casi
porque

existen
zonas
donde
los
mapas
por
satélite
se
difuminan
,

áreas
clasificadas

a
las
que
resulta
imposible
acceder
desde
Google
Maps
(instalaciones
militares,
prisiones,
infraestructuras
críticas…).
Si
no
vivimos
en
una
de
esas
áreas
«secretas»,
nuestra
casa
será
accesible
por
cualquiera
que
abre
la
vista
de
satélite.

La
frecuencia
de
actualización
es
la
clave

Airbus Satélites

De
poco
sirve
una
imagen
por
satélite
tomada
hace
siete
años,
por
ejemplo,
al
menos
si
lo
que
queremos
es
ver
algo
reciente.
Aunque
no
existe
una
frecuencia
homogénea
de
actualización:
dependiendo
del
área
del
mapa,

Google
refresca
las
imágenes
por
satélite
cada
pocas
semanas,
meses
o
años
.
En
las
zonas
más
pobladas
la
frecuencia
de
actualización
es
mayor,
éstas
son
más
fiables
a
la
hora
de
visibilizar
cambios
en
superficie.


resulta
posible
obtener
imágenes
por
satélite
recientes,
actualizadas
y
de
alta
resolución.
Pasando
por
caja

¿Cómo
obtienen
los
gobiernos
su
cartografía
satelital?
Igual
que
Google,
acudiendo
a
las

empresas
que
poseen
satélites
y
que
distribuyen
el
contenido
capturado
.
Y
también
podemos
hacerlo
nosotros:
por
ejemplo,

Airbus

dispone
de
una
constelación
de
satélites
propia
que
vende
imágenes
a
gobiernos,
empresas
y
particulares.
Incluso

nosotros
mismos
podríamos
obtenerlas
;
con
alta
resolución
de
hasta
30
cm.

Sería
difícil
encontrar
una
piscina
construida
recientemente
a
través
de
Google
Maps
o
Google
Earth,
todo
depende
de
si
vivimos
en
un
área
donde
Google
actualice
con
cierta
frecuencia
y
que
el
refresco
de
las
imágenes
por
satélite
sea
lo
bastante
reciente.
Aunque
esa
misma
piscina
seguro
que
no
puede
escapar
de
un
gobierno
que
busca
defraudadores
del
catastro.

Imagen
de
portada
|
Iván
Linares

En
Xataka
Android
|

La
batería
de
OnePlus
que
abre «una
nueva
era»
ya
está
aquí.
Promete
conservar
el
80%
de
su
capacidad
tras
cuatro
años