“Ojos de arena”, relato sobre la búsqueda de un hijo

0
34

"Ojos de arena", una mirada a la trata de menores.

“Ojos de arena”, una mirada a la trata de menores.

La directora Alejandra Marino estrena esta jueves en salas “Ojos de arena”, un thriller que aborda la trata de menores con el foco puesto en familias de clase media y media alta, la connivencia de las autoridades, la desidia de los poderes y la desesperación de quienes buscan sin cesar a sus hijos.

“Filmando un documental en Retiro, vi pasillos que llevan hacia los hangares de buses internacionales con las paredes cubiertas de fotos de niñes buscades. Tiempo después pensamos en sus familias, en las casas vacías de hijos captados por la trata de personas. Y se armó esa conjunción de deseos de poner nuestra mirada sobre el tema, comenzamos a investigar, a encontrar nuestros personajes y sus circunstancias sabiendo que el tiempo es un factor fundamental en la búsqueda”, dijo Marino a Télam.

El equipo completo de "Ojos de arena".

El equipo completo de “Ojos de arena”.

La cinta debió estrenarse el 15 de abril, pero debido a las restricciones impuestas esa semana, “Ojos de arena” no pudo ser vista. A partir de mañana comenzará su recorrido en el cine Gaumont y el resto de los Espacios Incaa, además de Showcase Norte y Haedo.

[embedded content]

Trailer: “Ojos de arena”

Carla (Paula Carruega) y Gustavo (Joaquín Ferrucci) son un pareja separada en lo afectivo pero unida por la necesidad de encontrar a su hijo, secuestrado en medio de una investigación que ella llevaba adelante en su trabajo dentro de una fiscalía.

En la pesquisa se cruzan con el adinerado matrimonio entre Inés (Ana Celentano) y Horacio (Manuel Callau), a quienes también le secuestraron a su hija, al igual que a la vidente, interpretada por Victoria Carreras. Entre ellos se cuece una historia que mezcla desesperación con impunidad en la necesidad de salvar a seres inocentes, como son los niños.

“Es inevitable que sienta un compromiso fuerte cuando encaro estos temas, desde la narración, el punto de vista, el encuadre. Pero no es un peso, sino una búsqueda de la forma para desplegar la historia. Primero lo vemos casi obsesivamente desde el guión, luego hablo mucho con el equipo, lo trabajamos con el elenco. Escucho a todes, te diría que escucho con los sentidos. Toda decisión estética implica compromiso. No quiero re-victimizar y tampoco me interesa llegar a un callejón sin salida y esto también lo hablamos con la gente de Missing Children”, dijo Marino, directora además de “Hacer la vida”, “El sexo de las madres” y “Franzie”.

“Las dificultades son muchas, para filmar con escasos presupuestos, por dejar de filmar y quedarnos sin trabajo.’

Alejandra Marino

“En la película somos testigos de cómo la inoperancia del sistema judicial, la estupidez y la complicidad entre distintos sujetos de poder, usan y descartan personas. Rechazo el morbo y la re-victimización para contarlo. Aunque la mentira y el engaño se oponen, es un material sensible pero muy rico para explorar las fuerzas que empujan la búsqueda de un hijo”, señaló.

Alejandro Marino, la directora.

Alejandro Marino, la directora.

Télam: Tu primera ficción es un drama, la segunda un thriller dramático, la tercera una comedia y esta es nuevamente un thriller. ¿Cómo te manejás con los cambios de registro?

Alejandra Marino: Cada historia pide una forma de ser contada. Me gusta abordar el cruce de géneros, en el caso de “Ojos de arena”, la película comienza como un drama y va tomando el tono y el color del thriller para que estemos alertas junto a les protagonistas.

T: ¿Cómo ves que está la actualidad de la industria del cine en cuanto a las restricciones y reactivaciones por la pandemia?

AM: Bueno, si digo que es complicado no digo nada nuevo. Las dificultades son muchas, para filmar con escasos presupuestos, por dejar de filmar y quedarnos sin trabajo. Estamos ante una pandemia y somos uno de los sectores más golpeados. Creo que ante algo tan grande como esto que estamos padeciendo, lo peor es paralizarse. Cómo transcurrirlo requiere de mucha imaginación, de poner en práctica políticas culturales con conciencia social. Nuestra manera de hacer audiovisuales, de producir contenidos necesarios para la audiencia y el público, está inmersa en una realidad que nos agarró ya bastante golpeades. Qué filmar y cómo, cómo y dónde exhibir nuestras películas, son temas que nos atraviesan.

T: Destacás la paridad de género en el equipo de la película. ¿Cuánto creés que falta avanzar para que realmente se cumpla con la igualdad en las oportunidades de trabajar en cine?

AM: Creo que aún falta y las estadísticas hablan. La igualdad de oportunidades comienza con la inclusión y sigue con la distribución igualitaria de recursos. Para que las mujeres y disidencias ingresen plenamente al universo del trabajo audiovisual hacen falta incentivos que abran puertas sin cerrárselas a nadie. Trabajamos bastante para eso desde las distintas agrupaciones. Integro Acción Mujeres del Cine, Dac Género, y también Cartelera Feminista porque también es necesario pensar formas alternativas para la exhibición de nuestras películas.