Del Olímpico de Moscú a los enanos de Sarandí

0
258

Terminó el Mundial en Rusia y, de golpe y porrazo, volvimos a la realidad de nuestro fútbol. Atrás quedaron los estadios lujosos en terreno europeo. De un lado, la majestuosidad de los estadios. Del otro, nuestras queridas pero humildes canchas y su color. Como el mostrado en el partido entre San Lorenzo y Racing de Córdoba por Copa Argentina en cancha de Arsenal.

Contrastes.

Contrastes.

El domingo veíamos, por ejemplo, patear al croata Rakitic un córner con las imponentes tribunas de fondo del estadio Olímpico de Moscú. Y en Sarandí, bien de barrio y todo más casero, la presencia de un tanque de agua con unos enanos de adorno detrás de una de las cabeceras de la casa del Arse. Chau Mundial, hola fútbol argento.

Contrastes.

Contrastes.