La elíptica, una opción segura para empezar a correr

0
5

Si estás pensando en empezar a entrenar la carrera la elíptica es una opción que te puede interesar. La carrera es un deporte traumático para las piernas debido a los repetidos impactos que se sufren con el suelo y a menudo los novatos sufren lesiones como tendinitis o periostitis.

Con la elítptica nos ahorramos los impactos porque el movimiento es más suave pero muy parecido al de carrera,y además entrenamos el movimiento de braceo, que ya de paso hace que movamos el tren superior y gastemos más calorías.

Lo que tienes que saber antes de empezar a dar pedales en la elíptica

Es muy raro que entrenando con elíptica aparezcan lesiones, lo único que hay que tener en cuenta es colocar bien los pies en los apoyos para que las rodillas flexionen de manera cómoda, y eso la misma experiencia nos lo va diciendo.

Empezar con 20 minutos de elíptica al día e ir subiendo 5 minutos cada dos días es una elección interesante antes de empezar a poner los pies en el asfalto. Una vez que nos acostumbremos a este entrenamiento lo ideal es ir alternando un día de elíptica y otro de carrera, para ver qué tal se adaptan los músculos y articulaciones a los impactos contra el suelo.

¿Por qué se nos "duermen" los pies al pedalear en la elíptica?

Si ya decides que es el momento de pasarte totalmente a la carrera, al menor síntoma de molestia piensas que tus piernas están sufriendo demasiado, pasa de nuevo a la elíptica y poco a poco empieza de nuevo a hacer salidas muy cortas, incrementando la distancia poco a poco hasta que tus músculos, ligamentos y articulaciones se acostumbren por completo al choque con el suelo.

Este artículo fue publicado por Juan Lara en abril de 2009 y ha sido revisado para su republicación.

Imagen | iStock