Entrenar a la misma hora de la competición para rendir mejor el día de la carrera

0
15

Imagina que tienes una carrera a las ocho de la tarde, ¿es conveniente entrenar a la misma hora de la competición? Para esta pregunta pueden valer las dos respuestas posibles.

En un principio entrenar a horas diferentes a las que vas a tener la competición no va a suponer desventaja excesiva. Hay estudios en los que se ha comparado el rendimiento de corredores a diferentes horas del día y se llegó a la conclusión de que no hay ninguna ventaja o desventaja en cuanto a la hora de entrenamiento. En el caso del entrenamiento de fuerza, sí es más interesante entrenar por la tarde, según los estudios.

Cómo preparar una carrera de 10 kilómetros: ¿por dónde empiezo?

Por otro lado, no está de más hacer algún que otro entrenamiento a la misma hora de la competición. Esto yo lo veo muy adecuado por ejemplo ahora en primavera que empieza a hacer calor. No es lo mismo entrenar a las nueve de la tarde, cuando anochece y hace digamos “fresquito”, que correr a las doce de la mañana, cuando el calor puede ser considerable.

Si la carrera es al mediodía y nunca hemos corrido a esa hora, probablemente notemos como el calor afecta a nuestro rendimiento: mayor sudoración, mayor frecuencia cardíaca, deshidratación y por consecuencia, cansancio y fatiga prematura, apareciendo esa sensación de no poder tirar de las piernas cuando aparentemente estamos entrenados y preparados para la prueba.

Correr con calor: lo que tienes que saber antes de calzarte las zapatillas en primavera y verano

Una pequeña aclimatación horaria nunca viene mal, como digo, sobre todo para las carreras que sean por la mañana con mucho calor y a las que no estemos acostumbrados. Menos importante es por ejemplo cuando se trata de una carrera nocturna. En este caso lo que sí puede influir son los hábitos alimenticios: si no estamos acostumbrados a correr a una hora determinada, nuestro sistema digestivo tampoco lo estará y puede darnos alguna sorpresa.

En mi opinión, al menos es conveniente hacer tres o cuatro entrenamientos antes a la hora de la competición, sobre todo para ver qué sensaciones tenemos a esa hora corriendo: calor, activación, sistema digestivo… Psicológicamente también puede ayudarnos, acostumbrando al organismo a que a esa hora tenemos que hacer un gran esfuerzo, así el día de la carrera no nos pillará de sorpresa. Eso sí, si para ti la carrera no es una competición y simplemente es una forma de divertirte, entrena cuando quieras.

Este artículo fue originalmente publicado por Juan Lara en mayo de 2014 y ha sido revisado para su republicación.

Imagen | iStock