Kolokithokeftedes o buñuelos de calabacín y queso feta, receta tradicional griega

0
44

Lavamos y rallamos el calabacín y la cebolla, previamente pelada. Colocamos ambos en un colador, dentro de un recipiente hondo, y dejamos escurrir durante 30 minutos. Apretamos de vez en cuando para ayudar a que suelte la mayor cantidad posible de líquido.

Mientras tanto lavamos y secamos las hierbas frescas. Picamos finamente cada una de ellas. Necesitamos una cucharada de cada tipo. En un recipiente hondo machacamos el queso feta y el de cabra, añadimos el huevo y las hierbas picadas, el pan rallado y la harina. Removemos bien hasta homogeneizar, quizás sea más sencillo usar las manos porque la mezcla es espesa.

A continuación trasladamos el calabacín y la cebolla escurridos a un recipiente amplio y hondo. Salpimentamos al gusto. Añadimos la masa anterior, poco a poco, y removemos hasta integrar. Cuando tengamos una masa homogénea calentamos abundante aceite de oliva en una sartén. Tomamos porciones de la masa, ayudándonos de un par de cucharas, y las dejamos caer en el aceite caliente. Freímos bien por ambos lados, que queden doradas.

Retiramos de la sartén con la ayuda de una espumadera y las colocamos sobre un trozo de papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Colocamos las kolokithokeftedes o croquetas de calabacín y queso feta en una bandeja y servimos acompañadas de salsa de yogur, tzatziki o unos trozos de limón.

Paso A Paso Kolokithokeftedes O Bunuelos Griegos De Calabacin Y Queso Feta

Paso A Paso Kolokithokeftedes O Bunuelos Griegos De Calabacin Y Queso Feta

Con qué acompañar las kolokithokeftedes o croquetas de calabacín y queso feta

Estos bocaditos de aspecto tan inocente y nombre impronunciable están de muerte lenta. Los kolokithokeftedes o buñuelos griegos de calabacín y queso feta son un bocado genial para la hora del aperitivo, acompañados de tzatziki o salsa de yogur en la que sumergirlos. Los podemos servir con cuscús o arroz y solucionar una comida con un plato único.