¿Por qué juega Pablo Pérez?

0
284

Pablo Pérez siempre está. Cada vez que termina un campeonato y empieza el receso, no hay quien no se anime a pronosticar que el 8 va a perder su lugar y que buscarán refuerzos en el puesto. Pasa desde que estaba el Vasco Arruabarrena. Pero a medida que avanza la pretemporada, comienzan los amistosos y se acerca el debut por los puntos, nadie consigue desbancarlo.

Es buen ejemplo lo que pasó esta semana. Desde que jugó el sábado ante Argentinos, parecía que Pérez estaba afuera de la ida de los cuartos de final ante Cruzeiro. Que va a jugar Gago, que a los Barros Schelotto les encanta el pibe Almendra, que Cardona está en un muy bien nivel… Pero ayer, de acuerdo al ensayo táctico, quedó claro quién se va a parar en el mediocampo junto con Nahitan Nández y Wilmar Barrios.

Mirá también: ¿Cómo les fue con Vigliano?

Mirá también: Cruzeiro ya está en la Bombonera

Gago es el jugador con más clase del plantel, el único capaz de poner pases filtrados a lo Riquelme, distribuir con criterio y manejar los tiempos del equipo. Pero Pérez le gana en dinámica y también puede aportar en el juego -en menor medida.

Almendra es la gran promesa, se atreven a compararlo con Pogba y rompe las líneas con un despliegue físico impresionante y un criterio de veterano. Pero Pérez le gana en experiencia y también tiene despliegue -en menor medida.

Cardona es el jugador con mejor pegada del plantel, tanto con pelota parada como para un pase profundo y es un gran socio para Zárate. Pero Pérez le gana en el aspecto defensivo y también puede aportar pase largo -en menor medida.

Pablo Pérez seguramente no pueda superar las principales virtudes de Gago, Almendra y Cardona, pero sí puede superar a sus tres compañeros donde ellos tienen falencias. Y es ahí, frente a un partido tan importante, que los mellizos tomaron una decisión: no tan buenas virtudes, no tan pronunciadas falencias. Lo que se traduce en mayor equilibrio y menor riesgo. Por eso juega Pérez. Siempre.

Pablo viene con más continuidad que cualquiera.

Pablo viene con más continuidad que cualquiera.